Publicado: 18 de Diciembre de 2018

Una de las razones por las que más pacientes atendemos en las diferentes sedes de la Clínica Dental Enguera es por la necesidad de aparatos para corregir la posición de los dientes. Y es por ello, que, desde hace años venimos estudiando los diferentes tratamientos que existen para ello, además de los ya tan conocidos brackets. Es por ello que, desde hace un tiempo, en nuestras clínicas establecimos un tratamiento nuevo y revolucionario, el Invisalign. Este proceso se diferencia de los que se utilizaban hasta ahora por varios motivos, el primero de ellos y más significativo, es que, a diferencia de los brackets, es invisible, y por lo tanto, nadie aprecia que el paciente se está sometiendo a un tratamiento odontológico. Además de este motivo estético, otra de las principales diferencias de los tratamientos anteriores, el Invisalign sí es removible, esto significa que, el paciente podrá quitarse las células según sus necesidades, siendo necesario llevarlo un máximo de 20 horas diarias.

Gracias a este revolucionario tratamiento en un máximo de dos años, los pacientes aptos para poder recibirlo habrán terminado totalmente el procedimiento, no teniendo que someterse a otros.

Muchas personas, además, eligen el Invisalign porque, a diferencia de otros aparatos, no causa apenas molestias, y es mucho más amable con las encías y dientes sometiendo a la boca a menos estrés y por lo tanto, menos rozaduras y dolores.

El funcionamiento de este tratamiento es sencillo, nuestro equipo odontológico tomarán medidas de la boca del paciente, y estudiarán si es apto para este tipo de procedimientos, teniendo en cuenta que sólo en casos muy puntuales no podrá ser aplicado. Una vez se pasa este primer paso, lo siguiente es la creación de una especie de fundas transparentes para la mandíbula superior y la inferior, que, se deberán llevar una media de 20 horas diarias durante aproximadamente 15 días, y, transcurrido este plazo, se realizarán nuevos modelos con la siguiente postura dental. El trabajo que realizan los alineadores es sencillo, los dos primeros días logran pequeños movimientos de los dientes, para aproximarlos a la postura deseada, y los siguientes 14 los mantienen para fijarlos y poder pasar de fase sin problemas.

A pesar de parecer frágiles, los alineadores están diseñados para aguantar la fuerza de los dientes, e ir corrigiendo poco a poco las malas posturas.

Desde la clínica, además, damos una serie de pautas para que el tratamiento, sea lo más leve posible, y, no aparezcan las pocas molestias que pueden surgir con el Invisalign.

Por ello, te invitamos a si estás pensando ponerte algún tipo de corrector dental, pasar por cualquiera de nuestras sedes, llamar, o escribirnos a nuestras redes sociales para obtener toda la información necesaria sobre el Invisalign.