Publicado: 3 de Enero de 2019

Los implantes de carga inmediata es, una técnica que se ha puesto en marcha desde hace unos años, en la que, el paciente que debe de retirarse una pieza dental en mal estado, en un máximo de 48 horas, tiene implantada una pieza de sustitución, que, le ayuda a rehacer su vida habitual en mucho menos tiempo de lo habitual. Esta pieza, es temporal, ya que, al cabo de 3 o 6 meses, cuando se haya finalizado el proceso de osteointegración, o el tiempo que el hueso necesita para aceptar el tornillo de titanio que va en él para fijar los implantes fija, nuestros odontólogos profesionales ya podrán poner la prótesis definitiva, cambiando el implante temporal anterior. Esta práctica, además de ser la más estética, porque en la misma sesión se puede salir con la pieza incorporada, también es una de las soluciones más naturales para cubrir los huecos de la boca. Gracias a los adelantos que tenemos en la clínica, el implante de cargo, será lo más parecido posible a los dientes naturales, ya se intenta solucionar desde la raíz, para, así no sólo lograr una solución estética, sino también funcional. Estos implantes, en todos los casos en los que se puede realizar, son la mejor opción para los pacientes, ya que, al tener el mismo proceso que las fuerzas que realizan los dientes, se logra no modificar el trabajo del sistema masticatorio, y, por ello, no existen cambios en las funciones anatómicas. Esto, se traduce con la eliminación de los problemas al masticar productos más duros, y, también, con la desaparición del dolor y los problemas al realizar los procesos de higiene dental diarios. Este es un tratamiento que debe estar recomendado por un odontólogo especializado, como nuestros profesionales, y, los pacientes deben de seguir una serie de pautas básicas para poder ser aptos para poder utilizar implantes de carga inmediata. Los pacientes no deberán tener antecedentes de patologías sistémicas que puedan poner en peligro el tratamiento, además, tienen que tener una oclusión estable, y tener hábitos de higiene dental diarios. Por último, se desaconsejan en personas fumadoras.